Edvard Munch, Creador de Espejos Humanos

En un mundo en donde la tecnología cada día va tomando más espacios, el pasado 03 de diciembre nos interesamos en reflexionar sobre algunos artistas y pensadores que fueron decisivos hace ya un siglo, y que nos marcan hasta hoy.

Edvard Munch (1863-1944), supo imprimir en su producción artística, la profunda obsesión que le suscitó casi toda su vida, la condición humana. Artista solitario y abandonado, puso en valor incluso sus estados de soledad y depresión, a través de pinturas que representaban un profundo trasfondo psicológico y que no tenían buenos resultados frente a su mirada crítica, y que eran castigadas y maltratadas, abandonadas bajo la lluvia, la nieve, el viento, lo que devela un sentido trágico y agónico del ser humano, como anunciará el Existencialismo. A partir de esta comprensión y dimensión, cobra total sentido su obra, referente fundacional del Expresionismo Alemán, y quién llevó al límite una inusitada visión del Simbolismo, aferrado al tormento y la enfermedad.

Expositora: María de los Ángeles Nachar

Dra© Historia, Teoría I Crítica de les Arts, Universidad de Barcelona, España. Magíster © en Estudios Clásicos, Mención Cultura Clásica, Centro de Estudios Clásicos, Giuseppina Grammatico Amari.  Licenciatura en Educación de las Artes Plásticas y Pedagogía en Artes Plásticas, Mención Teoría e Historia del Arte, Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación.

Compartir: LinkedIn