EDVARD MUNCH

Creador de espejos humanos

 

En un mundo en donde la tecnología cada día va tomando más espacios, nos interesa reflexionar sobre algunos artistas y pensadores que fueron decisivos hace ya un siglo, y que nos marcan hasta hoy.

Edvard Munch (1863-1944), supo imprimir en su producción artística, la profunda obsesión que le suscitó casi toda su vida, la condición humana. Artista solitario y abandonado, puso en valor incluso sus estados de soledad y depresión, a través de pinturas que representaban un profundo trasfondo psicológico y que no tenían buenos resultados frente a su mirada crítica, y que eran castigadas y maltratadas, abandonadas bajo la lluvia, la nieve, el viento, lo que devela un sentido trágico y agónico del ser humano, como anunciará el Existencialismo. A partir de esta comprensión y dimensión, cobra total sentido su obra, referente fundacional del Expresionismo Alemán, y quién llevó al límite una inusitada visión del Simbolismo, aferrado al tormento y la enfermedad.

 

Expositora: María de los Ángeles Nachar

Dra© Historia, Teoría I Crítica de les Arts, Universidad de Barcelona, España. Magíster © en Estudios Clásicos, Mención Cultura Clásica, Centro de Estudios Clásicos, Giuseppina Grammatico Amari.  Licenciatura en Educación de las Artes Plásticas y Pedagogía en Artes Plásticas, Mención Teoría e Historia del Arte, Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación.

 

Martes 12 de noviembre – 19:00 horas

Av. Plaza 680 / Edificio de Postgrado / AU C (Nivel -1)

Más información: Marianne Stein, mstein@udd.cl

Compartir: LinkedIn